domingo, 22 de agosto de 2010

Adicción

Y nuevamente el alma ingiere aquella droga invisible que le provoca el insomnio.

Sin quedarle más que anhelar la física, se la pasa tocando un instrumento inexistente que crea poesía amateur al ritmo de una melodía invisible.

No queda más que desear el momento en el que la adicción pueda volverse continua y no tener que dejar partir al proveedor...

¿Me entiendes? Comprendes lo difícil que es...vivir sin ti...

Y así cada noche vendrá sin tu compañía... y dormiré con los ojos abiertos pensando en ti.

Y el viento artificial secará mis ojos dejándolos incapaces de llorar.

¿Será... que la droga está haciendo efecto? ¿Será que esta vez mis sentidos están siendo aturdidos?

Es una sensación que nunca antes había sentido.

Incluso la rima se pierde pero al mismo tiempo... se mantiene.

¿No te parece extraño? Que un texto sin sentido sea tan certero...

Finalmente... el cuerpo cede, por más que el alma lucha. La mirada se torna borrosa... los músculos sienten fatiga.

Es hora de partir.

A aquel lugar que sin necesidad de droga se torna tan fantástico. Lleno de magia...

Pero que lamentablemente para algunos solo es... Vacío.

Las palabras se pierden... la música se vuelve más nítida pero el cerebro más torpe.

Hoy no es uno de mis días...

He de descansar... y esperar verte en aquel castillo... Seas quien seas.

Ya que una cosa es llegar a sus puertas... Y otra es entrar.

Qué bello es escribir cuando se sabe y no lo que se muestra.

He de dormir...

lunes, 1 de marzo de 2010

De Creencias y Fe...-Crónicas de un Angel-

¿Crees?
¿Crees en nosotros?
¿En qué crees?
Fe...¿Qué es la fe para ti?
...Nos estamos reuniendo...
Pero la cuestión no es esa.
La cuestión es, si crees que en verdad lo estamos haciendo.
Mentira...
...Verdad.
Realidad...
...Fantasía.
Depende de ti, no de nosotros.
Aquellas personas que pueden sentir nuestra presencia, los buscadores,
también son parte de nosotros.
Todo está relacionado, nada es casualidad.
Sólo es cuestión de que ellos lo descubran.
Eso deja todo entre ángeles.
Y entre oscuros...

miércoles, 24 de febrero de 2010

Esencias...

Ellos tienen su esencia.
Todos y cada uno.
Cada Angel...
Y, son pocos los elegidos para portar parte de ellas.
¿Qué pasará cuando los portadores se den cuenta de que las tienen?
¿Qué es lo que nos depara a aquellos que podemos encontrarlas?
...¿Cuál es la utilidad de esta habilidad?...¿Reunirlos?
¿Y luego?...
Y, si los divinos ya se están comenzando a reunir, ¿significa que los oscuros harán lo mismo?

Su Utopía, es un mundo sin nosotros...

Pero, éste es un movimiento con dos caras...
Siempre ha sido así, por siglos...es un equilibrio; luz y oscuridad.
Cuando este se rompa...¿Qué será de nosotros?...
...¿Qué será de los que pierdan?...

No saquemos conclusiones apresuradas, dejemos que aparezcan las esencias esparcidas en la tierra...

miércoles, 10 de febrero de 2010

Partitura con otra tinta

Escondidos entre las sombras de la noche, nos encontramos tú y yo, mí querido ángel…esta vez no tuve que arrancarte pluma alguna, tú me la has dado a voluntad…y, a pesar de ese deseo mío de hacerte sufrir por no estar a mi lado, la tomé sin más que un suspiro.

Mas sin embargo, esta vez era diferente, no se trataba del usual terciopelo aperlado, sino de una especie de seda negra, envolvente y brillante. Me sentí cual poseído poeta en cuanto ese objeto tuvo contacto con las yemas de mis dedos, y, en ese preciso momento me propuse escribir.

Con tu rostro apoyado en mi hombro, observando tranquilamente mis manos haciendo movimientos suaves de vaivén sobre el papel, como si estuviesen bailando con la pluma al compás de una sonata de notas musicales invisibles, comenzaba a crear la más grande de mis obras, y a la vez, la más pequeña.

Ironías de la vida el pensar que conocemos a las personas, cuando en realidad ignoramos algo que ya sabemos, que todos tenemos un lado oscuro que difícilmente mostramos.

Y eso es lo que descubrí en ti, ser de imponente presencia, celestial y a la vez tan perversa.

¿Dime si no, acaso es la más hermosa obra de arte encontrar tanta maldad en tanta belleza?...o al menos, hacerle creer a la gente que de eso se trata…

Hacerles pensar que el agua apaga al fuego, cuando es en realidad lo que más lo aviva…

Dejemos que vivan engañados…dejemos que vivan en un mundo que creen que es real.

Dejemos que ignoren lo que ya saben...porque tú y yo, ya lo tenemos presente.

Pero tú y yo...somos diferentes… somos lo que todos quieren…pero nadie espera.

lunes, 8 de febrero de 2010

Cartas a un Angel

El ángel vuela bajo, entre una violenta tormenta que impide que sus alas se extiendan por completo, quitándole agilidad y volviéndolo torpe. El viento le lanza una inesperada bofetada haciéndolo caer al vacío…oh ángel mío…por favor ten fuerzas y mantente vivo… ¿qué puedo hacer yo por ti, si sólo soy un simple mortal escribiendo un verso donde tú sufres? ¿Debería simplemente olvidar el dolor y mantenerte feliz?...oh ángel mío, dime por favor qué debo hacer, si para mí la felicidad sin dolor no es felicidad.

El ángel caído se soba las heridas y emite un grito mudo que es escuchado solo por las sombras distorsionadas de la noche… por la tempestad que no se apiada de el aunque esté indefenso, sino que se hace más fuerte y le moja las alas haciéndolas pesadas e impidiéndole volar, convirtiéndolo en un simple humano…oh ser divino…por favor no llores, que tus lagrimas se fusionan con la lluvia y me siento mal…yo soy el autor de tu sufrimiento y sin embargo no lo puedo parar, pues debes aprender que la vida en esta tierra no es perfecta y para ser feliz debes de luchar… oh ser divino, aguanta un poco más, te has buscado este destino y ahora no puedes volar.

Yo de nuevo aquí, desahogándome contigo, Ángel, jugando a dejarte volar para después poner el sol cerca de tus alas.

Hoy no dormiré tranquilo pensando en que estarás surcando esa oscuridad llena de destellos a la que llamas noche. Por eso vengo a evitar que disfrutes el paisaje y la tranquilidad.

El ángel atraviesa las opacas nubes nocturnas mientras la suave brisa danza con sus cabellos y le lleva el mensaje de que su Luna lo espera. La emoción que siente no se compara con el dolor que le provoca la herida que trae en la espalda, causada por una rebelde rama de roble que decidió caer justo cuando él volaba debajo…oh ángel mío, ¿Qué quieres que yo haga por ti esta vez?...si cada carta que te escribo lo hago con una de tus plumas…las plumas de tus alas, y escribiré cientos de cartas…cientos de plumas…las alas desnudas.

El ángel herido llega con su Luna y se da cuenta de que es una ilusión creada por el dolor y la sangre que ha perdido, la noche llora junto con su alma tratando de impedir que la indefensa ave caiga de picada y se estampe en el suelo, pero no puede…Hoy seré gentil (a pesar que dije que no)…y me acercaré a ti, sólo porque me ha cautivado tu hermosura, pero no dejaré que me hechices…tranquilo…curaré tus heridas…

El ángel despierta de su prolongado sueño después de ser curado. La mano que le atosiga ahora peina sus cabellos y acaricia su pálida mejilla mientras los labios que narran su historia pronuncian estas palabras:

Yo tan pequeña,

Tú tan sabio,

Y sin embargo te dejas mandar.

Yo con tus plumas,

Tú con mis versos,

Permitirías hasta tú muerte en el profundo mar.

El ángel escucha más no se inmuta por esa voz, sólo paciente, aguarda el tiempo en el que pueda dar su versión:

Tú la obstinada,

Desesperada por verme aquí,

Niegas decirlo,

Que no podrías vivir sin mí.

El ángel calla, y espera el choque, el culminar de la conversación, y su respuesta, un poco altiva, no tarda mucho:

Oh! Tú insolente,

¿Cómo te atreves a hablar así?,

¡Yo te he creado!

¡Vives latente…!

-… Siempre en tu mente debes decir -.

El silencio invade el lugar con sus notas musicales invisibles, sólo se ve una figura que las pinta con su canto de dolor.

Una pluma menos.